Nadie nos ganaba perdiendo.